Background Image

¿Por qué los indios se dejaban el pelo largo?

Interesante!!!

En los tiempos en los que vivimos en la actualidad, la cultura está basada principalmente en la imagen. Todos los aspectos de nuestra apariencia son subjetivas y dependen más de cómo queremos presentarnos que de cualquier otra cosa. Por ejemplo, optamos por ropa ajustada para vernos más atractivos aunque sea lo más incómodo que se pueda poner. Llevamos tacones aunque nos quieren destrozar las piernas. Llevamos corbatas aunque nos ahogamos. La estética se ha convertido en uno de los factores más importantes, aunque es verdad que a la estética se une también la necesidad de representar un grupo determinado. Por ejemplo, hay grupos sociales que para demostrar su pertenencia a ese grupo particular, se dejan crecer el pelo largo y así lo mantienen, o se visten de un color determinado, o llevan accesorios concretos.
Sin embargo, muchos siglos atrás, el aspecto no tenía tanta importancia como la tiene hoy. El simbolismo y la información que uno enviaba al exterior era mucho más importante. Por eso en las tribus indígenas se observaba y se observan ciertos comportamientos y formas de ser que en el mundo “civilizado” no aparecen. Uno de ellos es que numerosas personas en aquellos tiempos se dejaba el pelo largo. Y no es cuestión de que no tenían cómo cortarlo, cómo se puede pensar actualmente. De ninguna manera. En caso de que necesitaran cortar el pelo, crearían utensilios para hacerlo. El pelo largo tenía un uso muy peculiar.
La historia del artículo de hoy empieza en los tiempos de la Guerra de Vietnam, llamada también segunda guerra de Indochina o Guerra contra los Estados Unidos, para los vietnamitas (1955-1975). O mejor dicho, la historia comienza con un Psicólogo Licenciado que trabajó durante muchos años en un hospital y cuyos pacientes eran veteranos de esa guerra con desórdenes de estrés post-traumático. Después de un duro trabajo con esos pacientes, ale propio doctor empezó a dejarse crecer la barba y el pelo. Muchos de sus amigos de trabajo siguieron su ejemplo. ¿Por qué? La respuesta se encontraba en los estudios, cosa que te vamos a presentar ahora mismo.
Según esos documentos, los Estados Unidos enviaron durante la Guerra de Vietnam a las Reservas indias de América para buscar guerreros talentosos que ayudarían durante el transcurso de la batalla. Se necesitaba hombres jóvenes, acostumbrados a los bosques y las selvas de aquellos terrenos. Quien recuerda de las clases de historia, la Guerra de Vietnam fue muy dura y muy cruel, principalmente debido a un terreno muy difícil para luchar: todo eran selvas espesas, imposibles de penetrar ni conocer. Era sumamente fácil perderse o morir por razones muy diferentes, incluyendo trampas, fauna y flora salvaje o lo que más marcó el transcurso de aquellos eventos, ataques napalm. En esas condiciones tan difíciles, el ejército estadounidense necesitaba hombres con capacidades casi sobrenaturales, expertos en rastreo y supervivencia. Lograron incluirlos en el ejército a base de chantajes y camelos.
Lo increíble era que en cuanto abandonaban su reserva, los indios perdían sus capacidades, independientemente del talento que poseían. Una y otra vez, sin importar para qué eran enviados, nada más abandonar sus hogares dejaban de ser útiles. Los militares llegaron a pensar que lo hacían a propósito, sin embargo el gobierno mandó realizar pruebas contundentes para descubrir el porqué de tal comportamiento. En primer lugar, preguntaron a los indios directamente por qué perdían sus cualidades. La respuesta les dejó atónitos.
La respuesta de los indios era idéntica en cada caso. Los ancianos respondían: debido a los cortes de pelo que se les había realizado para que fueran militares, perdían la capacidad de “sentir” al enemigo. No podían acceder a su “sexto sentido” ni a su “intuición”. Sus sentidos habían dejado de ser fiables y no podían ser sutiles en la guerra ni tampoco acceder a sus capacidades extrasensoriales. ¿Qué significaría esto? Más o menos que el pelo largo es la prolongación del sistema nervioso, que sirve para sentir mucho más de lo que nos permiten los cinco sentidos que conocemos. ¿Sería esto tan siquiera posible? El gobierno tenía que saberlo y empezó a realizar pruebas.
Un instituto americano realizó pruebas en las que se seleccionaba hombres con el pelo largo y se probaba en múltiples tareas de rastreamiento. A continuación, se comparaba dos hombres que habían tenido resultados similares en el test, sin embargo uno seguía teniendo el pelo largo, mientras que el otro recibía un corte militar. Una y otra vez el que tenía el pelo largo mantenía sus resultados, mientras que el otro dejaba de tener buenos resultados. ¿Quieres un ejemplo clásico de este fenómeno?
Esto es lo que se observó en numerosas ocasiones: el indio está durmiendo en el medio del bosque. Un enemigo armado se acerca en su dirección, sin embargo el hombre de pelo largo despierta de su sueño y se aleja antes de que el enemigo se acerque porque tiene un fuerte sentido de peligro. Se aleja antes de que pueda ver o escuchar a su enemigo. O de manera parecida, el hombre “sabe” que el enemigo le va a atacar físicamente. Sigue a ese sexto sentido suyo y espera, disimulando que sigue durmiendo. De repente, cuando su enemigo quiere atacarle, agarra a su enemigo y le mata antes de que este pueda estrangularle. En ninguna ocasión el indio con el pelo largo se equivoca y siempre sale ileso.
¿Parece magia? A lo mejor. A lo mejor nunca has oído hablar de algo así, sin embargo todo esto tiene bases científicas y no tiene nada que ver con lo que uno cree o no. Los cuerpos de los mamíferos se han desarrollado durante muchos años y las capacidades de supervivencia de estos son simplemente increíbles. Cada parte del cuerpo tiene su función y todas ellas realizan un trabajo muy sutil para la supervivencia y el bienestar del organismo. Resulta que el pelo es exactamente una prolongación del sistema nervioso. Si quieres, puedes llamarlo de otra manera “nervios exteriorizados” o “hilos sensitivos”, o incluso “antenas”, si es que resulta más fácil. El pelo transmite una enorme cantidad de información al cerebro y el sistema límbico.
¡Es más! El pelo y el vello facial de los hombres no sólo es un camino por el que la información puede llegar al cerebro, sino que además emite energía propia, energía electromagnética que emite el cerebro y viaja al medio ambiente exterior. Para probarlo, se realizaron pruebas basadas en las fotografías Kirliam. Las fotos de la misma persona diferían cuando se tomaban mientras tenía el pelo largo y con el pelo corto. Cuando se corta el pelo, la emisión de información entre el medio ambiente y el cuerpo humano se ve alterada. Es un bloqueo muy grave. Tener el pelo corto resulta en que es imposible percibir el estrés medioambiental en los ecosistemas locales, nos insensibilizamos a las relaciones de todo tipo y finalmente contribuye también a la frustración amorosa. Todos estos factores llevan a una serie de conclusiones.
En el mundo contemporáneo vemos una cierta tendencia que quiere tratar el mundo de la locura en la que se encuentra. A lo mejor, aunque es sólo un “a lo mejor”, las asunciones básicas que tenemos sobre el mundo son incorrectas desde el principio. Peor aún, a lo mejor todo lo que compone el mundo civilizado está muy lejos de lo que realmente es el mundo, a lo mejor todo es una ilusión. Son sólo sugerencias basadas en lo que transmite este artículo. La opinión final siempre es cuestión tuya. Sin embargo, la solución a este mundo en realidad puede esconderse en un lugar bastante peculiar: en la imagen que ves cada día cuando te miras en el espejo. Al fin y al cabo, la historia bíblica de Sansón, quien perdió toda su fuerza y virtudes una vez que su mujer le cortó el pelo, sea más cierta y menos metafórica de lo que todos nosotros pensamos…