Background Image

El sexo da problemas…

No conviertas el placer en un problema, Nosotros te presentamos una solución…

Es un tópico decir que el sexo no es lo más importante en una pareja, pero no es cierto: sin una vida sexual saludable es muy difícil que una pareja funcione.
Es  común decir que el sexo no es lo más importante en una pareja, pero no es cierto: sin una vida sexual saludable es muy difícil que una pareja funcione en condiciones. Y por desgracia, muchas parejas tienen problemas con el sexo.

Independientemente de los problemas de índole médica (que se deben consultar, valga la redundancia, con el médico), tarde o temprano toda pareja vive momentos en los que una de las partes piensa que su vida sexual no es satisfactoria. Esto puede deberse a varias circunstancias pero, en general, los problemas son similares en todas las parejas.

No podemos pretender que nuestra vida de casados –entendiendo el matrimonio no como pacto jurídico o religioso, sino como “pareja de larga duración”–, se desarrolle como en los primeros meses de la relación, cuando dábamos rienda suelta a una pasión desenfrenada. Según la mayoría de estudios, el amor romántico desaparece tras cuatro o cinco años de relación, si no antes, cuando nuestro cerebro deja de liberar sustancias como la dopamina, la feniletilamina, serotonina o norepinefrina, propias de la primera fase del enamoramiento.

El error que cometen muchas parejas es pensar que renunciar a una actividad sexual frecuente no tienen importancia

Esto no quiere decir que se acabe el amor, pero si este no evoluciona a lo que los psicólogos conocen como “amor compañero” –el que aparece tras la fase de enamoramiento– empiezan a aparecer problemas, sobre todo en torno al sexo que, quizás, ya no parece tan interesante.

 Debes luchar por tu vida sexual

El error que cometen muchas parejas es pensar que renunciar a una actividad sexual frecuente no tiene importancia –“ya tenemos bastante con los niños, el trabajo, los suegros, la casa…”–. Y sí la tiene, porque muchas veces los problemas sexuales esconden problemas más profundos y porque, además, una saludable vida sexual ayuda a solucionar muchos otros conflictos que, aparentemente, tienen poco que ver con lo que ocurre debajo de las sábanas.