Background Image

Diferencias Cerebrales Entre El Hombre Y La Mujer

Poder comprender y aceptar las diferencias cerebrales de género puede ayudarnos en gran medida a mejorar nuestra vida diaria, la comunicación de pareja y nuestras relaciones en el área laboral.  Los científicos continuamente presentan evidencia que sugiere que el cerebro de hombres y mujeres posee distinta programación genética y que existen diferencias entre algunos circuitos neurológicos y la concentración de neurotransmisores.

Hugo Liaño, Neurólogo y autor del libro Cerebro De Hombre, Cerebro De Mujer, lo explica diciendo que “el influjo de la testosterona cuando el feto está formándose en el útero materno hace mucho más que esclarecer las características sexuales externas. En concreto, la testosterona potencia un cerebro masculino y la ausencia de ésta lo feminiza”.

Conocer cómo funciona el cerebro humano nos dará luz sobre nuestra manera de actuar, pensar y sentir.

El lado derecho del cerebro controla el lado izquierdo de nuestro cuerpo, y el lado izquierdo el derecho.

Neurólogos han comprobado, que mientras el centro de comunicaciones del hombre está limitado al lado derecho del cerebro, el de la mujer no solo es más grande sino que ocupa ambos hemisferios.  En las mujeres la división de funciones entre los dos hemisferios cerebrales está menos definida, tanto el lado izquierdo como el derecho participan en las habilidades verbales y visuales.

Una de las diferencias más marcadas entre hombres y mujeres lo es la comunicación, mientras una mujer utiliza 23,000 palabras al día, los hombres pronuncian sólo la mitad.

El hombre mantiene sus emociones en el hemisferio derecho, mientras que la capacidad para expresar verbalmente sus sentimientos se sitúa en el izquierdo.

Como las dos mitades están conectadas por un menor número de fibras que en la mujer, el flujo de información de un lado a otro del cerebro es más limitado. A un hombre le es más difícil expresar lo que siente porque la información fluye con menos facilidad al lado verbal.

La mujer puede expresar sus sentimientos con palabras ya que lo que siente se transmite mejor al lado verbal del cerebro. Le es más difícil separar la emoción de la razón debido al modo en que está organizado su cerebro: se intercambia más información entre los dos lados del cerebro.

Es interesante saber que el síndrome menstrual puede cambiar algunas partes del cerebro de la mujer hasta un 25% cada mes (para ellas el mejor día del ciclo es aquel en que suben los estrógenos y baja la progesterona), que ellas tienen un 11% más de neuronas dedicadas a las comunicaciones y mucho más espacio para las emociones y que ellos son más racionales y autistas.

La región de la amígdala que controla las emociones y el impulso sexual también es mayor en los hombres.  La investigación también muestra que las amígdalas de hombres y mujeres funcionan de manera opuesta cuando se conectan con otras partes del cerebro.

La Profesora de Psiquiatría y Medicina del Harvard Medical School, Jill Goldstein, realizó un estudio donde comparó 45 regiones cerebrales entre hombres y mujeres saludables, encontrando que las partes del lóbulo frontal en la mujer eran proporcionalmente más grandes que la del hombre, esta parte del cerebro está involucrada en la toma de decisiones y la solución de problemas.  Lo mismo ocurría con el área que regula las emociones.

Otros estudios mostraron que el hipocampo-involucrado en la memoria a corto plazo- también es más grande en mujeres que en hombres.  Los hombres recuerdan más cosas pero las mujeres retienen mejor los detalles.    Las mujeres tienen 11% más de neuronas en la zona del cerebro dedicada a las emociones y a la memoria y debido a que ellas cuentan con más neuronas espejo las cuales son mejores al observar las emociones.  Las emociones afectan más al cerebro femenino. El cerebro femenino también puede identificar las emociones ajenas con más precisión.

Las investigaciones revelan que los hombres tienen una proporción menor de materia gris contrario a lo que se decía.  Esto puede significar que el cerebro femenino tiene ciertas ventajas en el procesamiento de la información.  Los hombres tienen mayor cantidad de materia blanca, lo que permite que la información se mueva con más facilidad de una región del cerebro a otra.

El libro El Cerebro Femenino, de Louann Brizendine, establece que el cerebro masculino es mayor en masa, pero ambos tienen el mismo número de células y el mismo nivel promedio de inteligencia, aunque utilizan áreas anatómicamente más o menos desarrolladas y circuitos cerebrales distintos para resolver los mismos problemas, procesar lenguaje, experimentar y almacenar la misma emoción.

Somos diferentes y nos comportamos de modo diferente.  Sí, el cerebro de la mujer es diferente al del hombre, y aún hay mucho por conocer.  Mas sin embargo, hombres y mujeres podemos ser más felices, convivir y organizarnos mejor, si logramos reconocer y aceptar nuestras diferencias.

Desde la perspectiva de la Neurociencia, ambos cerebros se complementan.  Desde la perspectiva cristiana, fuimos creados el uno para el otro.  El fin principal no es determinar roles, es ofrecer información con base científica que pueda ayudarnos a mejorar nuestras relaciones y el modo en que nos comunicamos.  *En la segunda parte de este artículo presentaremos como entender estas diferencias y poder aplicarlas para comunicarnos mejor.*

“Si no podemos poner fin a nuestras diferencias, contribuyamos a que el mundo sea un lugar apto para ellas.”John Fitzgerald Kennedy